Empedernida enamorada, su hobbie es romperse el corazón y enredarse en relaciones conflictivas.
Sus ex novios dicen que es celosa a más no poder, posesiva, y demandante. Aunque ella no lo ve así, pues ella se considera atenta, cariñosa, y sobretodo apasionada. Todas las cosas que hace, las hace por el gran amor que tiene para dar.
Inés Tabilidad tiene un complejo desorden mental, los psiquiatras lo llaman fascinante, y  así Inés como muestra de caso clínico ha recorrido muchos países y convenciones, pero dejó de ser solicitada desde el día en que casi acaba con los ponentes ella sola.
Como buen cliché de chicas, nunca ha revelado su edad, ella dice que nació el día que conoció a su pareja actual, el actor Joel Vences, quien ha intentado huir de ella sin resultados, porque siempre acaba cediendo a los caprichos de Inés y sus amenazas, pues dice que si el la abandona se quitará la vida, pero antes se la quita al pobre novio.
Una vez cuando paseaban en un bonito pueblo mágico, las 79 personalidades múltiples de Inés habían maniatado a su novio Joel, quien tuvo que hacer un acto de escapismo, escapando desnudo por una ventana en un quinto piso, ella lo intentó atrapar, al grado de que hubo una persecución en la cornisa del hotel dándole varias vueltas, Inés logró atraparlo e inmovilizarlo, porque ella es una chica ruda, o por lo menos una de sus personalidades lo es, pero en su desesperación, Joel se soltó y saltó desde lo alto del hotel. Para la suerte para Inés, los bomberos lograron cachar al novio, el cual prefería convertirse en una mancha roja en el piso que seguir con ella.
Inés fue detenida por intento de homicidio, pero ella consiguió un buen abogado y amenazó directamente al juez, lo cual le aseguró una sentencia más corta de lo normal en la cárcel, y además anuló la orden de restricción para con Joel Vences a quien le implantó desde ese entonces un chip de rastreo en algún lugar de su cuerpecillo, aunque él la dejé no puede.
Inés es una feminazi ¡Sin exagerar! Quiere hacer un campo de concentración para novios y esposos infieles donde se les obligue a trabajos forzados en fábricas de bolsos, maquillaje, accesorios y ropa de mujer.  También quiere obligar a todos los infieles a una lobotomia y reprogramación neuronal para que idolatren a sus parejas mujeres.
En contradicción a lo descrito en el párrafo anterior ama los gestos de caballerosidad. En su novio actual, Joel Vences, le ha implantado en el cerebro un aparato que realiza descargas eléctricas cada vez que él no le abre la puerta del coche, o no la deja pasar primero o si acaso presenta a Inés sin Incluir las palabras “Mi novia”
Inés es amante de la música romántica: boleros y el tango, también es fanática de Paquita la del Barrio.
Inés debería estar medicada por el bien entero de la humanidad, pero ella no se deja, piensa que el mundo debe conocerla a ella y sus otras 79 personalidades.
CONTINUARÁ….