Juanito es un niño inquieto de 9 años de edad, en la escuela lo habían tildado de inquieto e hiperactivo, su más preciada pertenencia es su libro de dinosaurio y su colección de más de veinte dinosaurios de plástico.  Su mayor preocupación es no hacer travesuras en la escuela, por suerte, últimamente lo ha logrado.

 

– ¡Señora! Su nieto es imposible.

– ¿Soy imposible? Pero sí soy posible, existo, mis amigos me ven, yo me veo, camino en la tierra y mis huellas se fijan por donde voy pasando, ¿No soy posible? ¿Acaso todo esto es un sueño y no sirvo más que para alguien me sueñe y cuando se despierte dejaré de existir? ¡Que no deje de soñarte quien te sueña, que no despierte porque si no dejaré de existir!

– Necesito que estés callado cuando termines tus ejercicios.

– ¡Maestra pero acabo antes que todos, me aburro de estar sentado, no puedo estar quieto! ¡Si me quedo quieto tengo comezón! Ya se, déjeme ir al rincón de lectura del salón y déjeme leer de dinosaurios en lo que acaban los demás, yo leo, le juro que calladito.

– Suena buen trato Juanito, pero tampoco hagas travesuras.

– ¡Ay maestra usted quiere todo! ¿No ve que buen sentido del humor tienen Eduardo y Lucio? Llega Erick y nos propone la broma y luego pues Aldo, Hermes y Josué nos siguen la corriente ¿Y pues como les digo que no? Me van a decir que tengo miedo.

– Entonces no podrás dejar de ser imposible si sigues haciendo travesuras como cuando escondiste los lentes de la directora ¿Te gusta estar castigado?

– No.

– Pues deja de comportarte IM-PO-SI-BLE.

– Nunca me había dicho imposible con tanta fuerza, debo ser muy malo, quien me sueña no me va a querer soñar si le doy dolores de cabeza ¿Pero si sólo me sueña por las travesuras? Si le gustan las travesuras que hago y las dejo de hacer… tal vez deje de soñarme.

– ¡Maestra! Hizo llorar al niño.

– ¡Que forje carácter! Si quiere se lo puede llevar por hoy, pero para mañana debe mejorar su comportamiento, son las últimas oportunidades que doy.

– Vamos Juanito, trae tu mochila, buenas tardes maestra.

– Juanito, desde que llegamos de la escuela has estado triste y no has comido tu sopa de dinosaurio ¿Por que estás tan callado?

– Déjame abue, soy imposible, a los imposibles nadie los quiere.

– Te voy a enseñar que sí es imposible.

– ¿Qué abue?

– Tus dinosaurios.

– ¡Si fueron posibles!

– Pero ya no, pensaba dártelo en tu cumpleaños, pero toma, cada vez que pienses meterte en problemas, lee de dinosaurios, si te vas a enojar, olvidalo y recuerda que no hay nada que valga la pena para que te vuelvan a suspender del colegio.

– ¡Abuela es la mega edición jurásica con fotos a color y en tercera dimensión!

– Acaba tu comida y vete a leer.

– Si, me acaba de dar hambre, ¡Me gusta la sopa de dinosaurio!

– ¿Por que siempre le dices sopa de dinosaurio al consomé de pollo?

– Ay abue, pues porque las aves son los descendientes más directos de los dinosaurios, casi casi es como si comieras dinosaurio, cuando veo palomas en el parque ¡La gente ve palomas! ¡Yo veo dinosaurios! Si te fijas sus patas son con garras y escamosas ¡Como las patitas de los dinosaurios!

– Y necesito que arregles tu cuarto, señor “imposible” jajajajajajjajajajajaa

– Abuela, no te rías de eso.

– Cálmate Juanito, no es tan grave, con la edad sabrás que muchas cosas no son tan graves. Para mí, eres posible, y todo mi mundo, me tocó cuidarte y lo hago con mucho cariño, la maestra está equivocada, eres posible, real.

– Ah ya entendí, jajajajj ah jajajaj ah jajajaja

– Eres demasiado listo, así es que en vez de que te metas en problemas, lee tu libro, algún día podrás ser paleontólogo, ¡Eso es posible!

– Pale, Paleón, Pantólogo ¡Paleontólogo! ¡Pa-león-tólogo! ¿Y qué es eso?

– El que descubre los dinosaurios Como Grant Galán en la película Mundo Mesozoico.

– ¡Si! Soy Grant Galán Paleontólogo, investigador y aventurero. Con permiso abuela, he terminado mi sopa de dinosaurios y mi chilpachole de raptor, ¡Voy a clasificar mis juguetes! por carnívoros, por color, por edad, por hábitat…

– … ¡Y por favor!

– Jajajajajaja ¡Abue! Hablaba en serio, ¡Voy a ordenar mi cuarto como la sala de génética de Mundo Mesozoico!

– Pero ordénalo.

– Ya voy.

– En serio Juanito.

– Si abue, con permiso Abre paso A Grant Galán, alias “Juanito”.