Hola a todos nuestros fans y seguidores; una vez más estamos en nuestra sección del “Anecdotario”. Como saben, este 2017 Títere Vivo cumple 10 años. Por lo que esta sección te estaremos contando diversas anécdotas que nos han ocurrido en estos años. Sin más preámbulo comenzamos.

En esta ocasión les contaremos como fue la presentación número 100 de la obra “Ñaca ñaca llegaron las leyendas”. Esta obra fue la primera que el grupo montó, y que hasta la fecha llevamos más de 100 funciones y una placa develada. Pero debemos confesar algo, en la función de la develación de la placa, que fue realizada por el Candigato Morris (Te invitamos a que veas el video en este link -> https://www.youtube.com/watch?v=i_AF5cs8nno&spfreload=10), no fue en la función 100, sino que realmente fue en la función número 105. Esto sucedió ya que Joel, el director del grupo, se dio a la tarea de buscar funciones y patrocinadores, por toda la ciudad de Xalapa, Veracruz.

Después de un mes de trabajo consiguió que algunos negocios locales nos patrocinaran funciones, con lo que casi alcanzaríamos la meta de la función 100. Una tarde de Septiembre de 2014, al finalizar una función que dimos en el parque de los berros, se nos acercó un señor para pedir nuestros datos. Al poco tiempo el celular de Joel sonó, era el mismo señor, que buscaba comprarnos una función de títeres, ¡ya está! Lo habíamos logrado, vendimos la función 100.

El día llegó y el equipo estaba listo, llevamos nuestra producción y títeres; llegamos a las oficinas de un Sindicato de Ferrocarrileros. Al llegar nos recibió el señor que nos había contratado. Nos explicó que era la reunión de todos los grupos de Alcohólicos Anónimos de la ciudad. Entramos y estábamos frente más de 500 hombres y mujeres en tratamiento o rehabilitación, todos a la expectativa sobre lo que iba a suceder. Nadie de nosotros esperaba un público así, montamos nuestra escenografía y dimos inicio a la función. Todo salió de maravilla, el público entregado a lo que estaba aconteciendo. Al final de la función decenas de personas se acercaron a nosotros a felicitarnos por el trabajo. Más del 90% de los asistentes nunca habían visto una obra de teatro y mucho menos de títeres.

Habíamos logrado dar nuestra función 100 y sido parte del programa de rehabilitación de Alcohólicos Anónimos. Como grupo estábamos orgullosos y felices. Cuestionamos al organizador del encuentro el ¿por qué llevar Teatro de Títeres a personas en rehabilitación? Y nos dijo que las actividades artísticas con este tipo de pacientes les han traído buenos resultados. Una vez más se reafirma que el arte es un medio para hacer de este mundo, un lugar mejor. Y como dijeron los maestros del saber artístico: “El arte que no cura, no es arte”

Por cuestiones prácticas el día de la develación de placa en el Ágora de la Ciudad de Xalapa, Ver. Se dijo que esa fue la 100, pero no lo fue. Solo esperamos no se enojen con nosotros, ahora saben cuál es la verdad. Los invito a seguir leyendo esta sección, donde seguiremos contando nuestras peripecias.

Amigos, nos despedimos y nos vemos en la siguiente anécdota.