Polifemo es el cíclope más famoso de todos los cíclopes de la historia, habitaba en la isla de los cíclopes, se dedicaba al pastoreo de ovejas, vivía en una cueva rústica y a sus servicio tenía a dos sirvientes, los Silenos, dos faunillos que llegaron por accidente a esa isla y Polifemo los esclavizó, al cabo que en una isla no tenían a dónde huir.

Esos sirvientes son quienes con engaños intercambian a Ulises (o también conocido como Odiseo, héroe de los relatos épicos de “La Iliada” y “La Odisea”, escritas por Homero) y a sus hombres víveres por vino cuando llegan a la isla después de la batalla de Troya. Ulises iba de regreso a Ítaca, ya no tenían víveres, y únicamente les quedaba vino, por eso intercambia sus reservas a los Silenos por alimentos. Los Silenos, que eran fervientes adoradores de Baco, dios del vino, no les importó que el Cíclope los castigara, ni las consecuencias, por ello cuando Polifemo descubre a Ulises comiendo sus víveres intenta atraparlos y convertirlos en cena, pero no lo logra, pues con engaños Ulises y sus hombres escapan, y por ese encuentro de Ulises con el Cíclope, es que Polifemo pasa a la inmortalidad.

Polifemo es hijo de Poseidón, rey de los océanos y la ninfa Toosa. Así como las personas, un Cíclope también tiene su corazoncito, así es que él estaba enamorado de Galatea, pero ella no correspondía en amor al pobre cíclope, porque su corazón estaba ocupado por Acis hijo del dios Pan.

Polifemo para conquistar a Galatea actuó en forma contraria a su naturaleza de bestia, se peinó, se arregló las barbas y le compuso versos imperfectos a Galatea, francamente quedando en ridículo, tristemente todos sus esfuerzos fueron en vano, ya que ella no quiso nada con el Cíclope, ella sólo mostró indiferencia por la bestia, entonces Polifemo montó en ira mostrando su verdadero comportamiento, arrojando contra unas piedras a Acis, el amado de Galatea. Ella, llena de dolor y para honrar su muerte, lo convirtió en río, río que actualmente se encuentra en la región Siciliana en Italia y lleva su nombre “Acis”.

Polifemo por intentar conquistar a Galatea no hizo caso al augurio del adivino Telemo, quién le advirtió del encuentro con Ulises y con ello el fatal desenlace que lo dejaría sin vista.

A lo largo de la historia Polifemo ha inspirado a diferentes autores para plasmarlo en pinturas, óperas, poemas y en éste caso Títere Vivo se sintió cautivado por este personaje y lo retrató en la obra “La maldición de Ulises” recreando el encuentro del Cíclope con el mítico héroe griego.