Ulises u Odiseo fue uno de los héroes legendarios griegos, inmortalizado en los relatos épicos de la Ilíada y la Odisea, entre muchas otras más.

Ulises fue discípulo del centauro Quirón. Además fue rey de Ítaca, actualmente lo que son las islas Jónicas, situadas frente a la costa occidental de Grecia.

Ulises en edad adulta recibe de su padre Laertes el reino con todas sus riquezas en tierras y ganado, adquiere fama por su hospitalidad, por su respeto a los dioses, en especial a Zeus y Atenea aquella diosa que le protegería en varias ocasiones..

Deseoso de casarse con Helena, acudió como un pretendiente más al palacio del rey Tindáreo pero, al darse cuenta que tenía cero posibilidades de que lo eligiera, pidió la mano de Penélope, hija de Icario y sobrina de Tindáreo.

Todos los pretendientes de Helena juraron respetar la elección de ella y que defenderán al elegido contra cualquier agravio, evitando así disputas ulteriores que podrían ser funestas para el propio rey, Ulises, en compensación, se casó con Penélope.

Con Penélope tuvo a su hijo Telémaco, y siendo éste todavía niño, se produce el rapto de Helena, por ello Ulises tiene que partir a la Guerra de Troya en contra de su voluntad, para no ir intenta varios trucos para desertar, pero no lo logra, y antes de ir a la guerra, aconseja a Penélope que si él muere, se case de nuevo cuando Telémaco alcance la edad adulta.

Ulises pasa veinte años lejos de su reino Ítaca, los diez primeros años los pasó luchando en la Guerra de Troya y otros diez intentando regresar a su palacio en Ítaca, pasando por numerosos obstáculos como monstruos, ejércitos y encantos.

La guerra de Troya termina por el ingenio y astucia de Ulises que ideó un enorme caballo de madera ¡El famoso caballo de Troya! Que lo da como regalo de paz y hace creer a los troyanos que se marchaban.

En el interior del gran caballo se resguardaban los mejores guerreros que al caer la noche sorprenderían a los troyanos venciéndolos.

Todos los reyes y guerreros griegos involucrados en la guerra de Troya volvieron a sus casas, menos Ulises.

Ulises parte de Troya con doce barcos, con soldados deseosos de retomar su vida antes de Troya.

Ulises lleva en su mente el recuerdo y deseo de reunirse con su esposa Penélope y su hijo Telémaco, pero el destino le preparaba a Ulises un viaje arduo de varios años, todas esas aventuras son compiladas por el poeta Griego Homero en el relato de “la Odisea”.

Cuando llega a la isla de los Cíclopes, deja ciego a Polifemo, quien se comió a algunos de sus compañeros antes de que los demás y Ulises pudieran huir. Eso atrajo la cólera de Poseidón, rey de los mares y padre del cíclope Polifemo.

Poseidón lanza una gran tormenta sobre Ulises y sus embarcaciones, perdiéndolos en el mar indicando el punto de partida para la travesía épica de la Odisea.

Después enfrentó al rey Eolo , la maga Circe, a las Sirenas, el monstruo Caribdis, a la ninfa Calipso, ¡Conversó además con los muertos! Pero también tuvo ayuda de Atenea y del oráculo ciego Tiresias, quien le señaló la peligrosa ruta que debía tomar para volver a Ítaca, también la princesa Nausícaa y su padre Alcíno, dan a Ulises una nave para que vuelva a Ítaca.

En Ítaca, observa que su palacio tienen un gran número de pretendientes que trataban casarse con su esposa Penélope, mientras consumían los bienes del palacio.

Ulises accede al palacio disfrazado de mendigo y con ayuda de su hijo Telémaco y del viejo porquerizo Eumeo y del boyero Filetio mata a todos los pretendientes, hijos de las mejores familias de Ítaca.

Cuando los padres de los pretendientes muertos claman venganza, interviene Palas Atenea para poner fin a la lucha, por consejo de Zeus hace que “se olvide la matanza de los hijos y de los hermanos, y que haya paz y riqueza en gran abundancia como antaño”. Orden que Ulises, acata con gusto.

A final de cuentas Ulises y Helena vuelven a estar juntos, y el Áurea de los Rosíneos dedos hace más larga la noche para que Ulises se reencuentre con Penélope.

¡Larga vida al rey Ulises!