Pequeño joven cafetalero que trabaja en las cosechas y siembras del café, generación tras generación su familia se ha dedicado a este negocio.

Vive cerca de Xalapa en una de las casas de peones dentro del casco de una gran hacienda. Además de encargarse de la cosecha del café, en la hacienda él también hace otras labores, por ejemplo, cuidar  y alimentar a los caballos y demás animales, tareas de jardinería, ordeñar vacas, entre otras cosas.

Simón, pese a que tiene un trabajo seguro y estable, es muy desafortunado, ya que todo le sale mal siempre, y cuando decimos todo, es TODO. Por ejemplo:

El frecuentaba los bailes, aunque no se consideraba un gran bailarin. Le gustaba asistir, porque sabia que ahí encontraría a Rosita. Nunca había cruzado palabra con ella, pero le gustaba en secreto. La última vez que fue a un baile, quiso bailar con Rosita. Habían pasado varios bailes y nunca se había animado a bailar con ella y cuando se animó por fin… se la llevó el hijo del hacendado a dar la vuelta y él se quedó solo. Tiempo después se enteró que Rosita siguió saliendo con el hijo del hacendado, hasta que pidió su mano. Un día platicando con ella en la hacienda, se enteró que ella siempre esperó que el la invitara a bailar, pero al ver que no lo hizo, fue por eso que decidió irse con el que sería su actual esposo.

Tras esta gran desilusión, Simón quiso ir a la mar para aprender a pescar, ya que tal vez podría cambiar el campo por el mar y así poder olvidar a Rosita más facilmente. Se fue al puerto de Veracruz a probar suerte. Cuando ya se encontraba en la zona de pesca, llegó una ola grande, volteando La Barca dónde iba él con otros pescadores, y por si fuera poco, al volcar la balsa lo picó una medusa. En otra ocasión, intentó escalar uno de los cerros más altos de la región, solamente para demostrarse asimismo que era capaz de subir, lo único que logró es caer desde la punta del cerro hasta un Barranco donde se quedó 2 días y de suerte lo rescató un pastor que pasaba por ahí, que iba guiando sus cabras.

Por otra parte, dentro de su historia en Títere Vivo, en un principio él iba ser el protagonista de una serie de historias llamadas “El tonto Simón”, que daría inicio a las actividades del grupo, pero la suerte tampoco estuvo de su lado. Por circunstancias externas (Que podrán saber más en la anécdota de cómo nació Títere Vivo -> http://www.titerevivo.com/como-nacio-titere-vivo/), ese proyecto se tuvo que desertar, y al preparar el nuevo montaje de “La vera vera historia del Callejón de Jesús te ampare”, paso a ser un personaje con menor intervención (menos de 5 minutos en escena).

Simón cansado de que todo le salga mal hace lo único que le sale bien: cultivar y cosechar café, pues para eso tiene muy buena mano, conoce perfectamente los ciclos agrícolas y le gusta mucho estar en el plantío.